Impresiones – Tres Hermanas

grupo recortada 11 nov 15Parte del reparto de Tres hermanas.

Hay en la atmósfera de Tres Hermanas una extraña turbulencia, cierta inquietud. Todos están impacientes y parecen contentos, pero sus comportamientos son extraños, están distorsionados. Son como un grupo de excéntricos, y sin embargo, hay una calidez y una ternura subyacentes. Los sentimientos más profundos y oscuros están implícitos en las acciones más inclasificables. Una madeja de impulsos emocionales, una red de extraños comportamientos conforman una línea emocional básica en la obra. Las emociones no se comentan ni llegan a expresarse, pero las intuimos por las acciones más extrañas.

En el primer acto hay una atmósfera alegre, desenfadada, un poco “loca”, simpática y de buen tono. Los personajes abordan la vida como si fuera una broma o una fiesta eterna. Tienen el poder de la risa, la alegría, el ingenio en la gracia más rompedora, pero también hay algo insustancial en sus comportamientos. En la casa de los Prózorov reina la trivialidad.

Juan Pastor Millet

(Ya está abierta la venta de entradas en los Teatros del Canal para acudir a la representación de Tres Hermanas en enero. Más información aquí.)

Nuestras Tres Hermanas

IMG-20151029-WA0001Jose Troncoso caracterizado como Ferapont

Los “actores-personajes” en nuestra versión teatral de Tres Hermanas son soñadores, fantasiosos, urdidores de proyectos irrealizables y apasionados niños adultos. Las limitaciones con las que tropiezan en su trabajo provocan nuevas posibilidades que les hacen ser artistas más libres. Durante la representación, hay momentos que trascienden la ficción de la obra porque sienten que es análoga a su realidad actual, y en ese instante muestran su punto de vista al público, rompiendo la convención escénica. De esta manera, aunque la obra de Chéjov se representa tal cual era en 1.890, lo hace en un marco contemporáneo.

Juan Pastor Millet

(El 6 de noviembre será el último día para convertise en micromecenas de Tres Hermanas y conseguir una entrada por anticipado. Toda la información aquí.)

El problema de la estupidez humana – Tres Hermanas

IMG-20151027-WA0001José Maya es Kuliguin en Tres hermanas

La estupidez es la fuerza más destructiva de toda evolución humana. No se puede eliminar totalmente, pero no es invencible. Conocerla y comprenderla es la manera más eficaz de evitar, o al menos reducir, sus terribles efectos. La estupidez es activa en todas direcciones y sabe disfrazarse con todos los ropajes de la verdad. Y si no que se lo digan a nuestros dirigentes.

En Tres Hermanas llegamos a querer a sus personajes, pero su comportamiento alcanza la estupidez.

Juan Pastor Millet

(Todavía puedes ser micromecenas de Tres hermanas y conseguir recompensas como invitaciones a una de las funciones de los Teatros del Canal. Toda la información pinchando aquí.)

El ensueño de Tres Hermanas

La obra nos dice que es necesario el cambio y que sus personajes son incapaces de leer lo que sucede. La falta de habilidad para abrazar esos cambios que los tiempos traen es lo que les impide alcanzar sus metas.

En el espectáculo hay una reflexión sobre el presente. Vemos cómo el mundo está cambiando; el que una vez conocimos desaparece. Un mundo se acaba y otro empieza. Pero la crisis provocada por esa necesidad no solo es económica y política, sino que también afecta al sistema de valores y con ello existe el riesgo de perder lo válido…

Una fuerza vital y un desmesurado deseo por vivir hace que el comportamiento de los personajes en Tres Hermanas nos parezca distorsionado o cómicamente trágico.

Juan Pastor Millet

IMG-20151021-WA0000De izquierda a derecha: Jose Bustos (Tusenbach), Victora Dal Vera (Olga) y Juan Pastor (Chebutikin, director de Tres Hermanas)

La propuesta – Tres Hermanas

En nuestra propuesta de Tres Hermanas el escenario es una ficción que ofrece un contexto contemporáneo en el que la obra se representa tal cual era en 1900, pero a veces el actor trasciende la ficción y conecta con la realidad de su entorno.

Juan Pastor Millet

DSC00427 retoc(Para conocer todo el reparto de Tres Hermanas, pincha aquí)

Un objetivo – Tres Hermanas

Foto de RaúlVershinin (Carlos Moreu) y Masha (María Pastor) en Tres Hermanas

“Todo en este mundo tiene que cambiar poco a poco para que surja esa nueva vida feliz. Debemos vivir para ella, trabajando para crearla. Ese debe ser nuestro objetivo actual, nuestra felicidad.” Vershinin.

La felicidad de las Tres Hermanas

DSC00434retoc-peq

Olga (Vitoria Dal Vera) e Irina (Ariana Martínez) en una escena del primer acto de Tres Hermanas

Las tres hermanas, aunque fueron felices en el pasado, no se encuentran en el camino de su futura felicidad. Al no aceptar la modernidad que trae consigo el presente, y el cambio producido, nunca podrán ser felices.

Juan Pastor Millet

 

Actualidad y vigencia en Tres hermanas

IMG-20150924-WA0000

Carles Moreu es Vershinin en Tres hermanas

Ante un cambio necesario, el estúpido comportamiento de las tres hermanas, la falta de comprensión de su realidad, lleva al desposeimiento material y espiritual de la casa de los Prózorov.

Igualmente, la necesidad de un cambio y el estúpido comportamiento de nuestros líderes actuales como consecuencia de la falta de comprensión de nuestra realidad actual… ¿a dónde nos pueden llevar?

Juan Pastor Millet

Stanislavski y la verdad en Tres hermanas 

IMG-20150921-WA0002Juan Pastor Millet, director de Tres Hermanas

“Esta verdad (la de Tres hermanas) emociona por lo inesperado, por la misteriosa vinculación con el pasado olvidado, con los inexplicables presentimientos sobre el futuro, con la particular lógica de la vida, de la que, a primera vista, parece estar ausente el sentido común, que parece escarnecer y burlarse cruelmente de los hombres, colocarlos en un callejón sin salida y ridiculizarlos. Todos esos estados de ánimo, presentimientos, alusiones, fragancias y sombras de pensamientos, frecuentemente imposibles de traducir en palabras, emanan de las profundidades de nuestro espíritu, donde entran en contacto con nuestras grandes vivencias —sentimiento religioso, conciencia social, sentido de la verdad y de la justicia—, con las tendencias a la curiosidad de nuestra razón y con el misterio de la existencia.”

Stanislavski, K. S., Mi vida en el arte.