Stanislavski y la verdad en Tres hermanas 

IMG-20150921-WA0002Juan Pastor Millet, director de Tres Hermanas

“Esta verdad (la de Tres hermanas) emociona por lo inesperado, por la misteriosa vinculación con el pasado olvidado, con los inexplicables presentimientos sobre el futuro, con la particular lógica de la vida, de la que, a primera vista, parece estar ausente el sentido común, que parece escarnecer y burlarse cruelmente de los hombres, colocarlos en un callejón sin salida y ridiculizarlos. Todos esos estados de ánimo, presentimientos, alusiones, fragancias y sombras de pensamientos, frecuentemente imposibles de traducir en palabras, emanan de las profundidades de nuestro espíritu, donde entran en contacto con nuestras grandes vivencias —sentimiento religioso, conciencia social, sentido de la verdad y de la justicia—, con las tendencias a la curiosidad de nuestra razón y con el misterio de la existencia.”

Stanislavski, K. S., Mi vida en el arte.

Anuncios

2 comentarios en “Stanislavski y la verdad en Tres hermanas 

  1. El pasado se olvida. Hoy nos estamos olvidando de lo que nos enseñó. Ese es el gran error del ser humano; la “piedra” en la que tanto tropezamos. No es posible crear un buen futuro sin haber sanado el pasado. Cuando ya no hay resquicios de dolor, la herida está curada; sólo desde ahí podemos empezar algo realmente valioso. La Historia nos lo demuestra una y otra vez, pero nosotros lo obviamos, convirtiéndonos en seres inconscientes, injustos y sin libertad.

  2. Se me escapa la vida, se me escapa el aliento, y entre tanta fuga, solo lo esencial importa. Como actores buscamos el camino de la verdad en unas cuartillas, en una respiración agitada, en un balbuceo, pero la auténtica verdad, la que nos hará cambiar y ser “otro”, es siempre esquiva, a veces difícil de rastrear, e incluso inesperada. Subyace en Tres Hermanas como una ligera brisa unas veces, como un vendaval otras.
    Eso que nos pasa a nosotros, los actores, tambien es vida. Porque la vida es cambio. Suscribo a Vershinin y su espíritu visionario, porque creo que siempre lo he compartido. Ahí sí que no necesito ser otro. Porque el ansia de cambio me arrastra desde que fui consciente que la sociedad está un poquito enferma. Hacen falta agentes del cambio. A través del pasado, mejoremos el presente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s